Parte tres: El final (De mi querer).

Y tuviste que romper las magias del avallasante silencio sentido en las sombras de tu cama y ese delicioso sabor a soledad... me miraste y en privados susurros lo dijiste. -Te quiero. Y fumamos pipas de vainilla entre aceitunas y maravillas, tachaste una fecha escondida en calendario para renovarla sin permiso, gracias te dije, de mil y una formas distintas te besé, te abracé (Y no solté), y te lo tuve que decir. -Yo también. Se destapan las estrellas a la par de las inquietas sabanas en mi pierna mientras mi cama se vuelve campo de batalla para mis pensamientos repentinos. ¿Que es el querer? Cuentan los cuentos, las prosas del poeta, de ese infinito querer, de esas lunas embellecidas por ser solo compartidas. ¿Es acaso un ciclo? Nacer para morir. ¿En su meta está el final?. Tantos te quiero malgastados gastados, compartidos partidos, tanta canción, ilusión, confusión contenida en dos no inocentes palabras donde no existe juicio a la razón, dos palabras de un viaje de ida a la felicidad... O al dolor. Es eterno dicen los inocentes, efímero los realistas, obsesivo los cobardes, un error los heridos... De por vida los valientes. ¿Y yo? Hoy volví a caer... Hoy tengo una confesión. Llego el final de mi querer. Simplemente pasó, te he dejado de querer sin prosa inmortal en su final que embellezca la verdad. No podría pedirte perdón, uno arriesga esquivando el miedo, sumando otra cicatriz del sentir. Soy así, preguntá y te dirán. Quiero querer, pero entre estación y estación muere mi sentir, jamás fui pasajero en este tren que algún poeta llamó amor... Tantas veces lo intenté, tantas veces fallé. Y vuelvo a repetir la rutina del final de mi sentir, no quisiera contar cuantos te quiero enterré en la tierra del tiempo, cuantos sentimientos derramé en camas soledad, cuantos te quiero rechacé, a cuantas palabras le escapé. Me jacto de ser hombre en libertad y animal sin dueño, me jacto de ser poseedor de mi destino y fiel amante de la soledad. No te advertí; a veces creo no saber sentir. Y ahí estás, abrazando mi imperfección y valorando las rosas que jamás te regalé, besando mi torpeza, adorando mi lunar. Pero te quise, en su momento fue real y hoy es verdad, te dejé de querer...





Por que me empecé a enamorar.






..
fin.

16 comentarios:

PAOLA dijo...

Llegué primera a la estación sin dueño, capricorniano terrenal y sensible, acorazado lleno de ternura.
Llegué desde la otra estación: el proceso incomparable que lleva del querer al estar enamorado, el renegociar algunos conceptos, el tratar infructuosamente de abandonar esa parte racional rebelde que no quiere sentir y late aún más en nuestra mente.
Hombre en libertad decís, libertad de elegir, de volver a creer, de que te quieran así como sos,
A veces sobran advertencias, y por esa rendija se filtra el destino y nos sorprende.
Cuanto más esfuerzo en liberar destinos, más se tensa la cuerda y el amor se reinventa en la próxima estación.
Me encantó la libertad y la sorpresa de este post.
Te extrañaba.
Un beso

Lazarillo Mochilero dijo...

Mi comentario no será profuso porque ni bien terminé de leerlo me nació un:

¨¡ qué L I N D O !¨ palabra tan sencilla pero que resume lo que sentí al leer el post.

Hay sensaciones encontradas, hay magia, hay un dejarse llevar.

:D

Un abrazo fuerte.

Caro dijo...

Me encantoooo

"un error los heridos..." jajajaja y se da por aludida...

Besote.

Agus-tincho dijo...

Paola: Mil gracias por el comentario. Me genera un incomparable placer leer tanto tus comentarios como tu blog. Gracias por pasarte y tu aporte que es el punto final de cada publicación.

Caro: Perdón!! no estaba en el msn... La próxima te chiflo yo de última! quería hablar con vos. Y... Todos fuimos aquer herido alguna vez.

Laza: Gracias amigo. :)

tincho.

Juan dijo...

Solo una cosa tengo para decir... Cuando lei el final me recorrió una escalofrío por todo el cuerpo. Gracias por contar una cosa tan linda..Sigo confirmando que el amor lo puede todo , y a vos tincho te digo que te deseo todo lo mejor. Mis mejores ondas en este nuevo camino. Vos y yo charlamos muy poquito pero se que te mereces un amor verdadero , lucha por el y que se te cumpla todo lo que soñas..
Beso grande!

Juancho!

Agus-tincho dijo...

Gracias Juanchos, se agradecen las palabras! Ya hablaremos más seguido. Abrazo grande!!
Tncho.

El sereno de los faros dijo...

Pero que buen brillo cuando lucís!!! Excelente texto. Real. Bien sentido.Encarado descaradamente.

Salud a tu estado valiente!!

Después de todo amar es encontrar.

Abrazo,

Anónimo dijo...

Sinceramente;no se como llegué,"googleando" muchas veces nos desviamos y a veces que buenos están esos desvíos...De casualidad llegué a leerte y esa casualidad debe esconder alguna causa; por ende... tenía que comentarte: Muy bueno flaco!Brillo por donde lo mires, ahora pasaré más seguido ya no casual sino causalmente. :)

Laura dijo...

Voy a decirte algo simple, y sincero: que lindo.
Lindas, las tres partes.
Y el final; es un rematazo.

Lucy in the Sky dijo...

Tu forma de escribir es atrapante. Como lectora me senti enredada en las palabras que se deslizan en un texto con rimas internas, ritmo y música. El tema que elegiste tiene tanta tela para cortar y sin embargo lo presentaste de una manera muy original. Me encanta el espíritu libre que describís. Me sentí muy identificada.

Galán de Barrio dijo...

leí las tres partes, muy bueno Tincho

sobre todo la tercera, tiene unas frases muy bien logradas y representan escenas que más de uno ha vivido y sentido

abrazo viajero, me alegra que hayas vuelto por el barrio

Agus-tincho dijo...

Sereno: Amar es encontrar, y encontrarse. Gracias por tus palabras, se agradecen, mucho.

Anónimo: Espero verte más seguido por aquí. Bienvenido.

Laura: Gracias!

Lucy in the sky: "rimas internas, ritmo y música", me sacaste la más grandes de las sonrisas. Se agradecen las palabras, gracias por visitar.

Galán: Que decirte? Otra vez en este mundo bloggero, he vuelto. Gracias por el comentario. Uno se siente realizado al ver que se logra lo que uno se propone.

Tincho!

Juan dijo...

Jeje pase a leerlo de nuevo.. Me dieron ganas!!! :)
Y me parecio mas genial que antes!
FE LI CI DA DES! toy contento por vos!

beso!

JuanchO!

Ayma dijo...

ÚH! qué es querer? y en dónde pararse...? ser de a ratos inocente, realista, cobarde, herido, valiente...poeta...sea la forma en la que escogamos vivir o enamorarnos, no es algo que esté escrito y debamos seguir instrucciones..hay que descubrirlo, o hacerse cargo y ésa es la parte más difícil Tincho.

Un gusto pasarme por acá, es la primera vez..y me alucinó..
promesa que te agrego a mi cielo, y que pasaré todas las veces que pueda..
besos y feliz día!!

Marian dijo...

Si tu escritura es auto referencial, diría que:
Quien conoce el AMOR, no deja de querer.
Se trata de otro final y de otro comienzo,cada vez y con el mismo ser amado. Me suena que eso no es para muchos, hay que laburarse intensamente para llegar allí.

Pero si tu escritura lo que intenta es LITERATURA, el texto tiene cosas interesantes y algunas por repensar.

Hay escritores grandes; como Horacio Quiroga, que sugieren escribir alejados de la emoción.
Abelardo Castillo dice que puedes ser loco, drogadicto, borracho pero también sugiere que no escribas ni drogado, ni borracho ni en medio de un delirio.

Disculpa el atrevimiento de mis palabras. Espero las tomes como son sinceras y modestas.

Agus-tincho dijo...

Ayma, gracias por pasarte y por aquellas palabras. Ahora me paso a dar una vuelta por tu blog. Bienvenida y espero verte más seguido.


Marian: No hace falta disculparse, es una opinión y aquellas siempre son bienvenidas. Simplemente tenemos diferente manera de ver las cosas, o sentirlas, o creencias. Es todo. No me cerró mucho lo del loco, borracho y drogado más que este blog hace referencia más de una vez a la droga, al alcohol, y a la pérdida de la razón. Es todo tan relativo para mi.
Muchas gracias por pasar y deja tu opinión.

Tincho